Evangelio del Domingo 31 de Mayo de 2020

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 20, 19-23
Al atardecer del primer día de la semana, los discípulos se encontraban con las puertas cerradas, por temor a los judíos. Entonces llego Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: "¡La paz esté con ustedes!".Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor. Jesús les dijo de nuevo: "¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes". Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió: "Reciban el Espíritu Santo. Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan.
Palabra del Señor

Lectio Divina
Reciban el Espíritu Santo.
Meditación:(Qué me dice el texto)
El Espíritu Santo desciende sobre nosotros como una brisa que nos recrea, infundiendo en nuestro corazón inseguro la certeza del amor de Dios. El Espíritu nos asegura que Dios es creíble, que podemos confiar en Él. Defiende dentro de nosotros esa verdad iluminadora y no deja que las voces de la noche nos hablen con su vocabulario de sombras y temores. Por eso, todos los creyentes lo son como fruto del Espíritu Santo, que viene a nosotros como laboratorio de la creatividad de Dios en interior de la historia. Porque el alfabeto con que Dios escribe, en cada persona, en cada tiempo y lugar, es siempre nuevo. El Espíritu Santo, es esa creatividad del amor hecho vida, que nos estimula a ser fecundos y originales.
Oración:¿Que le digo a Dios?
¡Cuanta generosidad Señor, al regalarnos el Espíritu Santo! Hazme siempre capaz de de apreciar en mí sus dones.
Acción:¿A que me comprometo?
Saluda hoy con una gran sonrisa a cuantos encuentres en tu camino.

Fuente la Hoja del Domingo y el libro "Evangelio y Vida" 2020, Ed. Claretiana.