Evangelio del Domingo 26 de Mayo de 2019

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 14,23-29
.Durante la Última Cena: Jesús dijo a sus discípulos: "El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió. Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho. Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman! Me han oído decir: 'Me voy y volveré a ustedes'. Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo. Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean"
Palabra de Dios
Lectio Divina
La Pascua se hace nuestra historia.
Meditación:(Qué me dice el texto)
El periodo pascual está llegando a su culmen. Por eso, oramos para que la Pascua que celebramos se haga vida en nuestras vidas. Para alcanzar este propósito, nos guían las lecturas bíblicas. Así, ante los conflictos, la Pascua es reconciliación y búsqueda de soluciones respetuosas entre los que piensan diferente. Hechos de los Apóstoles relata que, para llegar a un consenso, los cristianos de frontera y los judaizantes organizaron un sínodo especial, obedecieron al Espíritu Santo. La Pascua que celebramos da plenitud a la Iglesia, figurada en la Jerusalén Celestial, con puertas abiertas para recibir a todos los pueblos de la tierra y basada en los Apóstoles, como lo retrata el libro del Apocalipsis. La Pascua que celebramos fortalece la unión con Cristo por medio del amor, por eso los discípulos serán reconocidos cuando sean memoria del amor entre Jesús y el Padre ante el mundo, amándose mutuamente. La historia hecha de rencores, "la grieta", y cerrazones, será redimida cuando hagamos nuestra la pascua de Cristo.
Oración:¿Que le digo a Dios?
Que tu Espíritu, oh, Señor, me colme de tu paz y me haga obedecer tu voluntad sin dudas ni desconfianzas.
Fuente la Hoja del Domingo y el libro "Evangelio y Vida" 2019, Ed. Claretiana.